RESEÑA: POLVO

RESEÑA: POLVO

08/11/2019 0 Por Arturo Nava

José María Yázpik presenta en su obra prima, Polvo, una imagen cómica de lo pueblos en de 1982. La película sobresale por su simpleza y humor, por lograr retratar parte de su niñez (el padre de Yázpik es de San Ignacio) y por exponer, de forma algo polémica, el problema del narcotráfico en México.

Chato es un hombre que salió de su lugar de origen, San Ignacio, Baja California Sur en búsqueda de fama y fortuna, pero que terminó relacionándose con un grupo criminal en el cual su jefe le pide recupere un paquete de cocaína cuyas últimas coordenadas se localizan en el mismo pueblo que el hombre creció. Sin fama y con una pequeña fortuna (la cual nadie sabe se debe al narcotráfico), Chato regresa a su pueblo y engaña con dinero a los habitantes de San Ignacio para que busquen los paquetes, bajo el pretexto de que son farmacéuticos y les dará cien dólares por cada paquete que le den.

El protagonista se encontrará no sólo con la ingenuidad de la gente sino también con una familia con la cual ya no tiene la misma relación cercana, una novia del pasado que se casó con su mejor amigo, un pueblo que se burla de sus pretensiones de fama de la juventud y una serie de conflictos que recuerdan al cine cómico de antaño mexicano.

El filme se muestra exitosa en mostrar la mexicaneidad en todo su esplendor. La forma de hablar, las escenografías y los temas nos dan una imagen completa. Además, el aspecto cómico vale mucho la pena debido a un guion sin muchas vueltas, creado por el mismo Chema Yázpik junto a Alejandro Ricaño, y un reparto experto en el género, Chema Yázpik al frente, Joaquín Cosío, Jesús Ochoa, pero la actriz que se lleva la película es Mariana Treviño que actúa como la ex novia de Chato.

Como fue mencionado al comienzo, la película recibió duras críticas debido a que el tema del narcotráfico tomado de una forma cómica y con falta de crítica ya no encaja de la misma manera en un contexto como el que se vive en el México actual. Yázpik defendió su obra argumentando que había que ver la realidad mexicana y el cine y cultura son los medios para dar cuenta de esta situación. Independientemente de lo anterior, el filme es perfecto para un día de cine mexicano, un par de risas y, en palabras del actor, olvidarnos de los “dramones” de la vida diaria. La película distribuida por Diamond Films estará en cartelera el próximo 8 de noviembre.