RESEÑA – EL SOL TAMBIÉN ES UNA ESTRELLA

RESEÑA – EL SOL TAMBIÉN ES UNA ESTRELLA

mayo 16, 2019 0 Por Lalo Olivares

Natasha y Daniel, dos chicos habitantes de la ciudad de Nueva York, los cuales viven un momento muy importante en sus vidas, parecen estar conectados por el destino. La historia de cómo la vida puede tenernos destinados desde la acción más simple, hasta el amor de nuestra vida, pero Natasha sólo tiene un día más en Nueva York, ya que será deportada y hará todo su esfuerzo por quedarse y comprobar si el destino está en lo correcto.

La premisa de ésta película es el destino, el cual nos es remarcado hasta el cansancio, lo cual genera situaciones inverosímiles, al grado de que ya no las toleres, ya que la historia por sí misma es muy inconsistente, comienza presentándonos de manera tibia a los personajes y sus conflictos, los cuales rápidamente son olvidados.

En el inicio se nos plantea que Natasha tiene un caso muy delicado, al ser su familia inmigrante ilegal de Jamaica, serán deportados al siguiente día, y que a pesar de todos sus intentos no tienen más que hacer, pero que ella hace un último esfuerzo por quedarse. Hasta aquí es “entendible” su situación, pero luego pareciera que se le olvida y está más preocupada por soñar con una buena vida con Daniel. Afortunadamente la película recuera que debe haber un conflicto y retoma esta situación. Sin embargo, los personajes siguen manteniéndose planos, ya que uno es el contrario del otro en la forma de ver el amor tan marcadamente que no empatizas con ninguno. Pareciera que Daniel estuviera tratando de convencer a Natasha de entrar a alguna clase de religión.

Como ya se mencionó, uno de los aspectos más inconstantes, son los personajes, quienes, o son intrascendentes o tienen cambios repentinos de comportamiento o simplemente están ahí para enfatizar en que todo esto es a causa del destino, por si acaso no lo recordabas. Pero el que más destaca en este problema es Daniel, desde el inicio se nos plantea que tiene un gusto por los poemas, pero no pasa de ahí, incluso dice que solo es por diversión, aunque a la mitad de la película se le ocurre decir que es su sueño de la nada aparece un conflicto de que su familia quiere que sea doctor pero él no está seguro. Este tipo de cambios a conveniencia terminan por arruinar lo que podría parecer un buen concepto, pero con potencial, aunque terminamos por no verlo.

En conclusión:

EL sol también es una estrella es una película que tiene un concepto interesante, pero que falla en la ejecución y subestima al espectador a tal grado de tener que recordarle cada 5 minutos el por qué pasan las cosas. A pesar de que uno de sus símbolos son los relojes representando al tiempo, éste realmente no se siente como algo que pese, a pesar de que así nos lo quieran hacer ver. Las resoluciones mágicas están a la orden del día y a pesar de que parecía que el final sería lo único rescatable, terminaron por caer en lo fácil y volver a restregarnos al bendito destino. Una cinta que no recomendaría ni para ver en el autobús.