RESEÑA: EL JILGUERO (The Goldfinch)

RESEÑA: EL JILGUERO (The Goldfinch)

septiembre 13, 2019 0 Por Lalo Olivares

Del Pulitzer al olvido: Reseña de El Jilguero
Por Luis Mario Muñiz
 
Basada en la novela homónima ganadora del Pulitzer en 2013 de Donna Tartt, El Jilguero (The Goldfinch en inglés), es un largometraje de drama que nos presenta la vida después de un atentado que marca toda la desastrosa vida del protagonista.
 
El personaje principal, Theo, es un personaje profundo interpretado por dos actores que fallan cada uno por diferentes motivos. La versión adolescente de Theo, Oakes Fegley, siempre es distante, falla en darle intención al personaje, lo cual interrumpe el desarrollo por lo que a pesar de lograr generar empatía en momentos críticos del filme, nunca lo vemos crecer. Al contrario, Ansel Elgort, conocido por su papel en Bajo la Misma Estrella, nunca logra conseguir la empatía del público al punto de parecer deshumano, pero sí nos muestra el desarrollo del personaje que ayuda al filme a aliviar un suspenso que parecía interminable y sin rumbo.
 

El mayor problema de la película es la gran cantidad de atención que se necesita para no perderse, debido a un ritmo que cambia de una forma desconcertante y un manejo del tiempo que aunque logra el sentimiento de avance, parece truncado en partes, lo cual resulta en una doble falla: por un lado el distanciamiento entre el espectador y los personajes y por otro, la falta de cierre de ciclos.
 
En cuanto al cast, actores como Nicole Kidman, Jeffrey Wright, Luke Wilson o Sarah Paulson, aparecen y desaparecen sin que se pueda apreciar su rol en la historia y nunca logran generar una conexión importante con el público. La película se ilumina con la entrada del personaje Boris, interpretado por Finn Wolfhard, actor de Stranger Things, dando el toque cómico de forma exitosa, aunque en momentos se siente un poco torpe, mas el personaje que interpreta a Boris adulto, Aneurin Barnard, pierde completamente el hilo del personaje, siendo bastante olvidable y hasta aburrido, pareciendo que sólo fue elegido por su parecido con Wolfhard.
 
Los puntos favorables que tiene la película son una fotografía de excelente calidad, un guión que, a pesar de no haber sido adaptado de la mejor manera, interesa a cualquiera que vea el filme a leer el libro y una que otra escena que logran tocar al espectador pero nunca de manera prolongada.
 

En conclusión, El Jilguero atrapa una historia hermosa y emocionante, pero las fallas en la edición y  adaptación hacen que el  espectador se pierda, resultando en una película que aunque divertida en partes, no deja de ser tediosa y confusa, siendo entretenida únicamente para quien logre seguir su hilo por las dos horas y media.