RESEÑA – LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS

RESEÑA – LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS

07/10/2017 0 Por Arturo Nava

Después del Origen y el Amanecer, la guerra (racial) a muerte entre los monos comandados por el carismático César y la raza humana se ha desatado. Liderados por un enloquecido coronel (Woody Harrelson), la sección más radical del género humano contraataca las bases simiescas. De sus acontecimientos surge el macguffinque configura la tercera película de uno de los reboots de ciencia ficción más sólidos de los últimos tiempos.

Si en El planeta de los simios (Planet of the Apes, Franklin J. Schaffner, 1968), la original, los simios dieron la vuelta a la tortilla a la dominación humana, en estos momentos asistimos a la prefiguración de un nuevo (y a corto plazo polémico) sorpasso de otra naturaleza: la actuación. Y he aquí la cuestión que quiero plantear. Desde hace ya varios años, la era digital abrió el debate de en qué momento la actuación digital superaría a la humana. George Lucas fue una de las figuras que más apostó por ello. El director vaticinaba un giro copernicano en la creación de personajes en base a los adelantos en los efectos especiales que él mismo encabezó.

En los inicios del nuevo milenio, Final Fantasy: La fuerza interior (Final Fantasy: The Spirits Within, 2001) levantó con fuerza el debate, un tanto acelerado, de lo que algunos llamarían “la muerte del actor”. Casi evocando aquella “muerte del autor” que popularizó el filósofo Roland Barthes el siglo pasado, la hiperrealidad empezaba a agitar los cimientos del gremio. Hoy sabemos que aquello no era para tanto, y al mismo tiempo también sabemos que lo más difícil ya se ha logrado.