RESEÑA – EMA

RESEÑA – EMA

03/11/2020 0 Por Lalo Olivares

Escrito por: Alejandra Figueroa

El director Chileno Pablo Larraín junto con los guionistas Guillermo Calderón y Alejandro Moreno nos traen una historia sobre una pareja que nos muestra un nuevo modelo familiar, planteado en la actual sociedad, donde se hace presente una revolución sexual, personal y psicológica, pero que no deja de ser un tema refrescante y excitante al mismo tiempo.

Ema (Mariana Di Girolamo) es una joven bailarina, que a través de su cuerpo logra expresarnos cada emoción y malestar por el que está pasando debido a la ruptura de su relación con Gastón (Gael García).

El balance entre desesperación y control que logra la actriz al momento de darle vida a Ema es impresionante, ese equilibrio que ella nos aporta con la ligereza, pero al mismo tiempo una densidad que se va desarrollando en el transcurso de la evolución de su personaje. Una mujer libre y dueña de si misma, de sus decisiones, pero con la claridad suficiente de lo que quiere en su vida.

Mientras que, por otro lado, Gael García, interpreta a un hombre maduro y mayor que ella, pero que está atrapado en su frustración por no poder proveer con los deseos de Ema, sin embargo, el equilibrio se logra compartiendo la pasión por el baile, que explota en el deseo carnal para mantenernos inmersos en la vulnerabilidad de cada uno.

Explotar, disfrutar y descubrir, son los principales conceptos de esta película, donde el núcleo familiar, sigue siendo el punto medular de la historia, pero que el deseo por la maternidad y paternidad arrasa con los pilares de lo convencional para desinhibirnos en todos los sentidos. Llevando lo grotesco a lo tierno, lo dulce a lo agresivo, pero sobre todo lo provocativo a lo poético.

Algo muy notorio en la película, es la música, en este caso el Reggaetón, que cada melodía es justa para cada escena, se trata de sentir la vida, como cuando sientes un orgasmo, la diferencia es que ahora ese orgasmo a través de este género musical puede ser bailado, tal y como lo plantean en la película.

El uso del cuerpo en esta historia como instrumento de expresión es cautivante al igual que el enredo de las cuestiones familiares, sentimentales, sexuales, el goce de la juventud, el paisaje urbano de Valparaíso, haciendo que cada elemento sea pieza del rompecabezas que construye el insólito final de la película.