RESEÑA: FRANKIE

RESEÑA: FRANKIE

07/03/2020 0 Por Arturo Nava

¿Qué hacer cuando sabes que vas a morir? Frankie, una famosa actriz, descubre que le queda poco tiempo de vida, por lo que decide organizar sus últimas vacaciones y reunir a su familia en un lugar donde la tristeza es posible, pero sin excesos. Esta oscura odisea, poseedora de todos los ingredientes de una obra maestra en cuanto a contemplación, tiene lugar en Sintra, ciudad portuguesa con magníficos paisajes.

Los paisajes, adonde la cámara nos lleva, son ascendentes hacia las cimas, y, en otras ocasiones, descendentes hacia el océano, con una naturaleza que lentamente se va tornando áspera y opresiva, y esos espléndidos escenarios terminan dándole a la película un encanto tan extraño como indefinible. La atmósfera es moderada, lenta, fría y triste, subyaciendo la nostalgia omnipresente.

Resultado de imagen para FRANKIE PELÍCULA

Frankie, contrario a lo que su título podría indicar, no es tanto el retrato de una mujer sino un intento coral que se convierte en una especie de catálogo de las diferentes formas de amor, en distintas edades.

Isabelle Huppert, en el papel principal, es fenomenal, y fascina con su facilidad de ir en contra de lo preestablecido, no interpretando lo que podríamos esperar de un personaje moribundo: la decepción y el dolor, aunados al sentimiento de que la vida continúa, que todo es temporal y desechable. Tan fría, cercana y lejana al mismo tiempo, esta actriz es casi un oxímoron. Su mirada penetrante casi atraviesa a aquellos a los que la dirige. Sabe bien cómo reflejar ese tipo de drama en que el individuo, a pesar de todo, tiene que mantener cierta dignidad al encararse con el abismo, introduciéndose en la piel de esta mujer que lo ve y acepta, resignada, pero sensible mientras se va desvaneciendo (como en la escena en que unas admiradoras la reconocen y la invitan a compartir una bebida y un pastel de cumpleaños, la escena más conmovedora de la película, pretendiendo sonreír, pero como su mente está lejana, tal sonrisa le dura apenas segundos y sobresale su mirada perdida y profunda). Todo florece y en instantes se marchita sin posibilidad de evitarlo.

Resultado de imagen para FRANKIE PELÍCULA

Huppert está en la cima de su maestría, llenando los vacíos que su personaje pudiera tener en el guión con su entendimiento indeleble del efecto enorme en la vida de esta mujer, en un momento crucial de su existencia, rascando la superficie, dando una imagen llena de delicadeza y contención en una serie de sentimientos, escondidos debajo de una disimulada frialdad, hacia su hijo Paul, su marido Jimmy y su amiga Ilene,

Frankie comparte una extraña relación con su hijo, albergando una preocupación sobreprotectora que contrasta con la noción de Paul (Jérémy Renier) sobre haberla perdido y sentirse excluido de construir una nueva familia junto con Jimmy y su hija después de haber cometido un delito menor; teme perderla nuevamente, esta vez para siempre, y reacciona a veces ilógicamente con acciones de ira impredecibles por su incapacidad para aceptar que las decisiones de su madre hacen más tangible su inevitable partida.

Resultado de imagen para FRANKIE PELÍCULA

Jimmy (un perfecto Brendan Gleeson), el esposo de Frankie, no puede aceptar la futura muerte de su esposa. Con cada gesto, caricia y beso se aferra fervientemente a Frankie, como negándose a la posibilidad de perderla, con la idea de que él la amará para siempre, pues lo que ambos tienen le parece infinito, algo que no puede simplemente terminar. La ternura de sus caricias, sintiendo la calidez de su cuerpo mientras duerme, tocándola con la nostalgia de no volver a hacerlo, lleno de impotencia manchada con tristeza,  que no sabe aplacar más que haciendo el amor, tierna y lentamente, lo que sugiere terminar un pacto eterno. Sabemos por cómo la mira que en el determinado momento de su muerte, la seguiría viendo con la misma dulzura como cuando estaban llenos de vitalidad, amándola hasta el final y cerrando sus ojos suavemente. Esto, además, funciona como preludio a sus acciones posteriores como viudo, sobre que no habrá un “después de Frankie”, como rotundamente dice.

Vemos además la significativa amistad entre Frankie y Ilene, interpretada por la maravillosa Marisa Tomei, quien con una simple expresión estupefacta, con una simple mirada perpleja, se las arregla para darle sustancia al simplificado papel de la amiga maquilladora, con quien Frankie quisiera emparejar a su hijo. Es una lástima que la película no nos muestre más respecto a este vínculo, que le da a la misma, un aura fresca, pues Tomei y Huppert tienen una química excelente, con la calidez de Tomei perfectamente coexistiendo con la aparente frialdad de Huppert.

Resultado de imagen para FRANKIE PELÍCULA

Ira filma el comportamiento de las personas superficialmente, y hay mucho más en el fondo. La película es un tanto psicoanalítica. Hay cosas que se dicen, conscientemente, pero parece que el subconsciente está trabajando mucho más. Y el cine es el mejor medio para mostrar todos estos pensamientos de los que los personajes a veces ni siquiera están conscientes. La cámara de Sachs posibilita a los actores para expresar todas estas complejidades y ambigüedades. No hay muchas explicaciones, y sin embargo todo está siendo dicho y entendido.

Escenas hermosas acompañadas por una banda sonora que nos lleva a través de los hermosos panoramas de Sintra y este torbellino que todos están experimentando (especialmente durante la secuencia donde Jimmy viene a acompañar a Frankie mientras toca el piano y empieza a llorar. Cuando ella lo besa tiernamente en la cabeza antes de salir de la habitación, podemos sentir el poder de su amor y aprecio hacia él).

Resultado de imagen para FRANKIE PELÍCULA

Con todo y estas secuencias con gran lirismo y encanto, en su última y magnífica toma, nos hace reflexionar sobre nuestra precaria situación como seres humanos, lo que nos obliga a pensar y aceptar que, pase lo que pase, el mundo seguirá sin nosotros.